miércoles, 2 de septiembre de 2015

Tartaletas de higos y queso feta (saladas)




 Volvemos de las vacaciones y tenemos una higuera que da sus frutos a finales de agosto, siempre he oído llamarlos como higos de San Ramón que es el 31 de agosto. Son blancos , no muy grandes y por dentro tampoco suelen tener mucho color, pero están muy dulces. Con ellos podemos hacer tanto recetas dulces como saladas.
Estas tartaletas son rústicas, ligeramente saladas por la masa y el queso feta y con el contrapunto dulce del higo. Resultan ideales para un aperitivo o para una cena ligera junto con una ensalada verde.


Ingredientes (para 9 tartaletas):

- 3 higos.
- 100 gr. de queso feta.
- 125 gr. de harina.
- 50 gr. de mantequilla.
- 1 huevo.
- 1 cucharadita de café de levadura tipo royal.
- Una pizca de sal.



Instrucciones:

- En un bol mezclaremos la harina con la levadura y la sal, añadiremos la mantequilla y haremos como un arenado, por último pondremos el huevo ligeramente batido. Unificaremos la masa y no seguiremos amasando, haremos 8-9 bolitas del mismo tamaño.
- Si lo hacemos con amasadora o thermomix: pondremos la harina, la levadura, la sal y la mantequilla y amasaremos unos segundos. Después pondremos el huevo ligeramente batido y seguiremos amasando, lo justo hasta que se integre todo. Haremos 8-9 bolitas del mismo tamaño.
- En una placa de horno cubierta con papel de hornear colocaremos las bolitas, separadas entre si. Las aplanaremos con la palma de la mano, de manera que nos queden redondeadas y todas más o menos del mismo grosor (crecen un poquito).
- Repartiremos por encima el feta, desmigándolo y después una rodaja de higo. Con la palma de la mano aplanaremos un poco para que quede todo fijado a la masa.
- Llevaremos al horno, previamente calentado, a 175º durante 15-20 minutos, hasta que las veamos doradas.


- Se pueden tomar tibias o frías.
- Podemos cambiar el queso feta por un queso de cabra.
- Mejor consumirlas en el mismo día que las hacemos, están ricas al día siguiente, pero la fruta humedece la masa.


miércoles, 5 de agosto de 2015

Bizcocho de melocotón (en sartén/ sin horno)




Con el verano que estamos teniendo lo último que apetece es encender el horno, así que cuando vi esta receta de bizcocho hecho en sartén con  la vitrocerámica o el fuego de gas me pareció ideal para probarlo ya mismo. También es un buen recurso para cuando no estamos en casa y no tenemos horno o microondas en el que cocer un bizcocho.
Esta receta lleva melocotones, ahora están en su mejor momento, pero podemos utilizar cualquier otra fruta que nos guste. He utilizado una sartén normalita, antiadherente y de 24 cm., supongo que con una sartén de fondo grueso todavía será mejor el resultado.



Ingredientes:

- 3 huevos.
- 2 melocotones.
- 125 gr. de harina.
- 50 gr. de almendras molidas.
- 130 gr. de azúcar.
- 1 cucharada de agua de azahar.
- 2 cucharaditas de levadura tipo royal.
- 60 ml. de aceite.
- 100 ml. de leche.


Instrucciones:

- En un bol batiremos los huevos junto con el azúcar, hasta que doble volumen. Después añadiremos la leche, el aceite y el aroma de azahar.
- En otro bol pondremos la harina, la levadura y la almendra.
- Uniremos las dos mezclas.
- Pelaremos y cortaremos en trocitos los melocotones.
- Pondremos un poco de aceite en la sartén y cuando esté caliente verteremos la mezcla.
- Colocaremos por encima los trozos de melocotón. Taparemos y dejaremos a fuego suave ( en mi placa de inducción a 3,5), durante 20 minutos.Revisaremos de vez en cuando por si va demasiado fuerte el fuego.
-  Transcurridos 20 minutos le daremos la vuelta como a una tortilla. Dejaremos 5 minutos más por el otro lado y ya podemos sacar del fuego. Podemos comprobar con un palillo que esté bien cuajado, si sale seco ya podemos apartar.
- En la foto 1 podéis ver cómo está cuando comienza a hacerse, en la foto 2 es a los 20 minutos justo antes de darle la vuelta y en la foto 3 cuando ya se la hemos dado.


* Podemos tomarlo tibio o frío.
* Se conserva bien un par de días, aunque la fruta va perdiendo tersura.
* Si no tenemos almendra molida podemos sustituirla por la misma cantidad de harina.
* Cuanta más fruta lleve el bizcocho más húmedo será, si lo queréis más seco ponerle solo un melocotón.
* Fuente: Alter gusto.


jueves, 2 de julio de 2015

Bizcocho de albaricoques y aceite de oliva




Los albaricoques son una de mis frutas preferidas, su temporada es muy corta y son muy delicados de conservar, enseguida maduran. Una buena manera de utilizarlos es en postres, no hay que pelarlos y su ligera acidez contrasta perfectamente con el dulce. Este bizcocho resulta húmedo y jugoso y el aceite de oliva le aporta también un sabor especial.


Ingredientes (para un molde de 30x20 cm.) :

- 6 albaricoques cortados en trozos (sin pelar).
- 3 huevos.
- 200 gr. de azúcar.
- 300 gr. de harina.
- 3 cucharaditas de café de levadura tipo royal.
- La piel de un limón rallada.
- 300 ml. de leche (puede ser de soja).
- 100 ml. de aceite de oliva.


Instrucciones :

- En un bol batiremos los huevos con el azúcar, hasta que doblen volumen.
- Después añadiremos el limón rallado, la leche y el aceite y mezclaremos suavemente.
- A continuación verteremos la harina y la levadura (previamente tamizadas), uniremos bien.
- Sobre un molde cubierto por papel de hornear pondremos la masa y repartiremos por encima los albaricoques cortados en trozos.
- Lo llevaremos al horno (precalentado a 175º), hornearemos durante 30-35 minutos o hasta que veamos que pinchando con un palillo éste sale seco.
- Dejaremos enfriar y espolvorearemos con azúcar glas.


* Un truco, que ya os he comentado otras veces y va muy bien para colocar fácilmente el papel de horno sobre los moldes, es arrugar con las manos el papel, hacerlo como una bola y mojarlo bajo el grifo, escurrirlo con las manos (sin romper), estirarlo y ya podemos colocarlo sobre el molde, se adaptará perfectamente.



jueves, 18 de junio de 2015

Berenjenas con bulgur, yogur y chermoula




La chermoula es una mezcla de especias que se utiliza para marinar pescados o verduras, estas berenjenas son otra receta del libro "Jerusalén" de Ottolenghi y Tamimi. Me resultan muy atractivas estas recetas, la manera de mezclar hierbas y especias, añadiendo  además un ingrediente que no es habitual en mi cocina como el bulgur (trigo), hacen de estas berenjenas un plato diferente y que desde ya  mismo pasan a formar parte de mi recetario habitual.


Ingredientes:

- 2 berenjenas.
- 1 diente de ajo majado.
- 2 cucharaditas de comino.
- 1 cucharadita de chile o una pizca de pimentón picante.
- 1 cucharadita de pimentón dulce.
- La piel de un limón rallada (en la receta original es piel de limón en conserva).
- 140 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
- 150 gr. de trigo bulgur.
- Unas hojas de cilantro picado.
- Unas hojas de menta picadas.
- 50 gr. de aceitunas verdes troceadas.
- Unas almendras fileteadas.
- 1 cebolla tierna picada.
- 1 y 1/2 cucharada de zumo de limón.
- 150 ml. de yogur griego.




Instrucciones:

- En un bol prepararemos la chermoula, mezclando el ajo picado, el comino, el chile, el cilantro picado, el limón, 90 ml. de AOVE y una pizca de sal.
- Partir la berenjenas por la mitad (a lo largo). Hacer unos cortes en diagonal, sin llegar al fondo. Impregnarlas con la chermoula y llevarlas al horno (con la parte de la piel hacia abajo). Hornear a 200º durante 40 minutos.
- Hervir 140 ml. de agua y verterla sobre el bulgur. Remover un poco y dejar reposar.
- Picar la menta, las aceitunas y la cebolla. Añadir el AOVE restante (50 ml.), una pizca de sal y el zumo de limón. Unirlo todo al bulgur y mezclar bien.
- Encima de cada berenjena colocaremos unas cucharadas del bulgur, espolvorearemos con unas almendras picadas y por último un poco de yogur.



* Estas berenjenas pueden tomarse frías o calientes. El yogur siempre añadirlo al final y justo cuando vamos a tomarlas.
* El bulgur se puede sustituir por cous-cous.