miércoles, 20 de abril de 2016

Coca de llanda de chocolate con oreos




La coca de llanda o coca boba, es un bizcocho grande, con ingredientes sencillos y económico, muy tradicional en las casas valencianas. La "llanda" es el recipiente rectangular en el que se hornea. Esta es una versión "chocolateada" y con un toping de galletas oreos, en mi casa ya llevamos una temporada con ella para los desayunos y meriendas de fin de semana.


Ingredientes (para un molde de 30 x 24 cm. rectangular):

- 3 huevos.
- 200 gr. de azúcar.
- 350 gr. de harina.
- 75 gr. de cacao puro en polvo (yo utilizo valor).
- 175 ml. de aceite de oliva suave.
- 250 ml. de leche.
- 3 sobres de gaseosas (3 blancos y 3 azules).
- Un paquete de galletas oreo o similar (154 gr.).


Instrucciones:

- Prepararemos el molde, forrándolo con papel de hornear y precalentaremos el horno a 175º (sin aire).
- Empezaremos batiendo los huevos con el azúcar. Si lo hacemos con las varillas eléctricas durante 4-5 minutos, con thermomix: mariposa, vel 3,5,  durante 4 minutos.
- A continuación verteremos el aceite, removeremos un poco y después la leche, seguiremos removiendo un poco más.
- Tamizaremos la harina, con el cacao y las gaseosas. Si no tenemos tamizador, la manera más sencilla de hacerlo es pasarlo por un colador, de esta manera esponjamos la mezcla y evitamos que haya grumos. Lo añadiremos en dos o tres veces a la mezcla de los huevos e iremos uniendo con la espátula, poco a poco, procurando no batir demasiado para que no baje la mezcla. Si lo hacemos en la thermomix podemos verter de golpe la harina-cacao-gaseosas y darle tres o cuatro golpes de turbo, aunque hay veces que hay que acabar de remover con la espátula.
- Dispondremos la masa sobre el molde, de manera que esté uniformemente repartida. Trocearemos con las manos las galletas y las iremos colocando por encima. Llevaremos al horno durante 30-35 minutos, o hasta que pinchando con un palillo salga seco.


- Aguanta perfectamente el paso de los días, teniendo la precaución de que esté bien tapada y no le dé el aire.
- Esta receta queda muy chocolateada, pero si la queremos todavía más, podemos sustituir la leche por la misma cantidad de agua, también hay quien le pone zumo de naranja.
- Si no tenéis papelitos de gaseosa podéis cambiarlo por un sobre (16 gr.) de levadura royal. Aunque las gaseosas le dan un toque diferente.

martes, 5 de abril de 2016

Tarta de queso con fresas (sin horno)




Ya tenemos aquí la temporada de las fresas, las recetas que podemos hacer con ellas siempre son muy vistosas y no dejan indiferente a nadie. Está claro que la mejor manera de consumirlas es al natural, como postre, aquí se suelen tomar maceradas con zumo de naranja. Pero para un capricho o un día especial podemos preparar una tarta con ellas y lucirnos con el resultado.
Esta cheesecake resulta ligera y deliciosa, es muy sencilla de preparar y no tenemos ni que encender el horno. Si no tenemos un molde alargado desmoldable, podemos hacerla en un molde de tarta redondo.


Ingredientes (para 8-10 raciones):

Para la base:
- 120 gr. de galletas.
- 50 gr. de mantequilla.

Para el cheesecake:
- 160 gr. de chocolate blanco.
- 200 gr. de queso tipo philadelfia.
- 320 gr. de leche evaporada.
- 400 ml. de leche.
- 120 gr. de azúcar.
- 2 sobres de preparado para hacer cuajada.

Para decorar:
- 250 gr. de fresas.


Instrucciones:

- Primero prepararemos la base de galletas, en un robot, picadora o con la thermomix trituraremos las galletas junto con la mantequilla. Tiene que quedarnos una masa compacta. Cubriremos toda la base del molde con la masa. Si queremos que nos quede muy crujiente la hornearemos durante 10 minutos a 175º. Si no lo hacemos no pasa nada.
- A continuación elaboraremos el cheesecake. Colocaremos todos los ingredientes, menos el chocolate, en un cazo y lo batiremos todo, llevaremos al fuego, añadiremos el chocolate troceado y removeremos hasta que comience a hervir, entonces apartaremos del fuego y con cuidado lo verteremos sobre la masa de galleta. Si lo hacemos con la thermomix pondremos todos los ingredientes en el vaso, 10 segundos vel 5. A continuación temperatura 100º, 8 minutos, vel 3, una vez veamos que ha alcanzado la temperatura (100º) pararemos y lo volcaremos sobre la masa de galleta.
- Dejaremos enfriar y una vez frío lo llevaremos al frigorífico.
- Para adornar: lavaremos y secaremos las fresas, las cortaremos finamente (yo lo he hecho con la mandolina para que el corte sea siempre del mismo grosor). Las dispondremos sobre la tarta, montándolas una encima de otra, haciendo como un cordón. Primero las de la parte de fuera y terminando con las de dentro.


- Lo mejor es preparar la tarta el día de antes y terminar de adornarla al día siguiente, así las fresas están frescas y no se resecan. Si queremos hacerlo todo con antelación, podemos preparar un poco de gelatina neutra y pintar con ella las fresas, así continuarán con brillo y se mantendrán más frescas que si les da el aire directamente.
- Para cortarla hay que hacerlo con un buen cuchillo de sierra, así evitaremos arrastrar las fresas sin cortarlas afeando el corte.
- Si no habéis probado nunca a hornear previamente la base de galletas, os lo recomiendo, queda una base muy crujiente.

miércoles, 30 de marzo de 2016

Magdalenas de calabaza y coco




Reconozco que soy más de muffins que de magdalenas, aunque el resultado pueda parecer el mismo no son la misma cosa. La diferencia está en el modo de elaborarlos, las magdalenas se hacen batiendo el azúcar con los huevos y añadiendo después el resto de ingredientes. Los muffins no necesitan apenas batido, hay que mezclar los ingredientes secos por un lado y por otro los húmedos, para terminar uniéndolos, sin batirlos excesivamente, de lo contrario corremos el peligro de que salgan endurecidos.
Tradicionalmente lo que se ha consumido siempre aquí son las magdalenas, lo de los muffins es algo muy reciente y que se ha importado de fuera.
En los inicios del blog, hace ya 7 años, una de mis recetas más recurrente eran los muffins y magdalenas, es que admiten tantos ingredientes y variedades como queramos y la verdad son muy agradecidos, no dan mucho trabajo y el resultado es muy bueno. Desde hace más de un año no publico ninguna, así que como estoy en época de gustarme mucho el coco, he preparado unas magdalenas con calabaza y coco. Esponjosas y con el crunch que les da el coco.



Ingredientes (para 12 magdalenas):
 
-  2 huevos.
- 150 gr. de calabaza hervida, asada o cocida en el microondas.
- 70 gr. de coco rallado.
- 170 gr. de harina.
- 100 gr. de azúcar.
- 100 gr. de leche.
- 40 gr. de aceite de oliva suave.
- 2 papeles de gaseosas (2 de cada color).
 

 
Instrucciones:
 
- Primero batiremos, con las varillas, los huevos junto con el azúcar. Hasta que sea un mezcla cremosa y blanquecina.
- Después añadiremos el aceite y la leche, removeremos suavemente.
- A continuación la calabaza triturada y el coco.
-  Por último la harina tamizada junto con las gaseosas. Removeremos bien hasta que no haya grumos y dejaremos reposar 2 horas en la nevera.
- Calentaremos el horno a 200º.
- Colocaremos las cápsulas de papel sobre un molde metálico con los huecos para las magdalenas, así evitaremos que las cápsulas se abran y además subirán más.
- Verteremos la masa sobre cada molde, casi hasta arriba (dejaremos 1 cm.). Espolvorearemos un poco de azúcar sobre cada magdalena.
- Hornearemos a 200º durante 12-15 minutos, si vemos que se doran demasiado podemos bajar un poco la temperatura.
- Una vez fuera del horno las sacaremos del molde metálico y dejaremos enfriar sobre una rejilla.
 

* Como la calabaza les aporta humedad, aguantan muy bien el paso de los días.
* La calabaza me gusta hacerla en el microondas, en 10-12 minutos las tenemos asada.
* Si no tenemos papelitos de gaseosa lo podemos sustituir por un sobrecito de levadura tipo royal (16 gr.).

martes, 22 de marzo de 2016

Bizcoflan




Esta es una de esas recetas "vintage" que ya tiene su tiempo, pero que no pasa de moda. Dos clásicos unidos: el flan y el bizcocho, horneados a la vez. La verdad es que cada vez me apetece más ir haciendo recetas que ya he probado y me han dado buen resultado. Además este bizco-flan no lo tenía publicado, así que es un buen momento para recordarlo o verlo por primera vez.

 
 
Ingredientes (para 8-10 raciones):
 
Para el caramelo:
 
- 5 cucharadas soperas de azúcar.
- 1 cucharada sopera de zumo de limón.
 
Para el flan:
- 4 huevos.
- 500 ml. de leche.
- 100 gr. de azúcar. 
 
Para el bizcocho:
 
- 3 huevos.
- 80 gr. de azúcar.
- 90 gr. de harina.
 
Para el almíbar:
 
- 100 ml. de agua.
- 2 cucharadas soperas de agua de azahar.
- La piel de un limón rallada.
- 60 gr. de azúcar.
 


Instrucciones:

- En primer lugar haremos el caramelo. En una sartén o cazuela colocaremos el azúcar y el zumo de limón al fuego, dejaremos que tome color, con cuidado no se queme porque nos amargaría. Así que cuando tenga un color dorado lo verteremos sobre un molde tipo plum-cake de 25x12 cm.
- Pondremos una bandeja con dos dedos de agua a calentar en el horno, a 180º.
- Para preparar el flan batiremos los huevos, el azúcar y la leche. Lo verteremos sobre el caramelo.
- Seguiremos preparando el bizcocho: batiremos los huevos junto con el azúcar, (si lo hacemos con las varillas durante 5 minutos, si lo hacemos con la thermomix durante 4 minutos a vel. 3,5). Tiene que quedar una mezcla esponjosa y con volumen. A continuación añadiremos la harina, ayudándonos de una espátula. Lo haremos con movimientos envolventes, sin batir demasiado.
- Por último verteremos la mezcla del bizcocho sobre la del flan, con cuidado, poco a poco. No se mezclarán.
- Llevaremos al horno, sobre la bandeja con agua, durante 30-35 minutos. Para saber si está hecho podemos pincharlo con una brocheta, si sale seca ya podemos sacarlo del horno.
- Mientras está el flan en el horno prepararemos el almíbar, en un cazo pondremos el agua, el azúcar, la piel de limón y el agua de azahar. Llevaremos a ebullición, durante 2 minutos y apagaremos el fuego.
- Cuando saquemos el bizco-flan del horno lo pincharemos con la brocheta y verteremos por encima el almíbar.
- Una vez frío lo dejaremos en la nevera reposar hasta el día siguiente.


* Está siempre mejor de un día para otro. Reposado.
* El almíbar es opcional, pero yo prefiero ponerlo para que el bizcocho quede más meloso.
* El momento más delicado es cuando vertemos la masa del bizcocho encima de la del flan. No he tenido problemas nunca y no se me ha mezclado. Pero de todos modos hay que ir con precaución y no verterla bruscamente.