jueves, 14 de mayo de 2015

Cuadraditos de chocolate





Estos bizcochitos son una versión del bizcocho-crema, la receta es la misma solo que bien chocolateada y presentada en porciones individuales. Son muy sencillos de hacer, la base es un bizcocho básico de yogur al que añadiremos chocolate y por encima va una capa de crema pastelera hecha con flan, más fácil imposible. El sabor 100 % chocolate, difícil resistirse.


Ingredientes (para 20 cuadraditos):

Para el bizcocho:

- 3 huevos.
- 1 yogur natural de 125 ml..
- 1 vez la medida del yogur llena de aceite suave.
- 2 veces la medida del yogur de azúcar..
- 3 veces la medida del yogur de harina.
- 1 sobre de levadura tipo royal.
- 50 gr. de cacao en polvo puro.

Para la crema pastelera de chocolate:

- 1/2 litro de leche.
- 120 gr. de azúcar.
- 1 sobre de preparado para flan (el que yo utilizo no lleva azúcar, si le ponemos uno que ya tenga el azúcar incorporado, reduciremos la cantidad de azúcar indicada arriba o incluso la podemos suprimir)
- 30 gr. de maizena.
- 40 gr. de cacao puro en polvo.



Instrucciones:

Para el bizcocho:

- En un bol colocaremos todos los ingredientes: los huevos, el yogur, el aceite, el azúcar, la harina, la levadura y el cacao. Con la batidora lo mezclaremos todo bien.
- Prepararemos un molde rectangular o cuadrado cubriéndolo con papel de hornear, lo engrasaremos.
- Verteremos la mezcla sobre el molde y hornearemos a 175º (sin aire) durante 20-25 minutos.
- Una vez hecho lo dejaremos enfriar sin sacarlo del molde.



Para la crema:

- En un cazo colocaremos todos los ingredientes: la leche, el preparado de flan, el azúcar, la maizena y el cacao.
- Llevaremos al fuego y removeremos sin parar hasta que comience a espesar.  Apartaremos y dejaremos enfriar un par de minutos, no más.
- Si lo hacemos con thermomix, pondremos todos los ingredientes con el vaso, vel 6 durante 5 segundos y después programaremos temperatura 100º, vel 4 durante 5 minutos. Cuando veamos que alcanza los 100º podemos apartarlo. Dejaremos enfriar un par de minutos.
- Verteremos, con cuidado, sobre el bizcocho (que estará todavía dentro del molde), procurando que se reparta bien por toda la superficie.
- Dejaremos enfriar completamente.


Montaje de los cuadraditos:

- Sacaremos el bizcocho del molde, ayudándonos del papel de hornear y con un cuchillo grande de sierra iremos cortando los cuadraditos. Tendremos que limpiar el filo del cuchillo cada vez que hagamos un corte, para que así el corte salga limpio.
- Para conservarlos, aunque la crema no lleva huevos, mejor en la nevera.
- Podemos decorarlos con algún fruto rojo, menta, etc.


*  Se pueden hacer con antelación y se conservan bien un par de días en la nevera, bien tapados para que no se reseque el bizcocho.

* Es importante que el bizcocho nos salga lo más igualado posible, por eso lo horneo sin aire y a una temperatura no muy alta. En caso de que os salga muy desigual tendréis que igualarlo con un cuchillo de sierra o una lira, antes de añadirle la crema. De lo contrario corremos el riesgo de que la crema se nos vaya hacia el sitio donde el bizcocho haya subido menos.´

martes, 5 de mayo de 2015

Pastel de salmón, rúcula y pimientos del piquillo




Con la llegada del buen tiempo van apeteciendo cosas más frescas y ligeras, para el día de la madre preparé esta tarta salada que fue todo un acierto porque hizo un calor más que considerable para la época en la que estamos.
 La tarta está formada por tres bizcochos genoveses con pimientos del piquillo. La primera capa está rellena por salmón y huevo duro y la segunda por rúcula. Todas las capas van untadas con una capa fina de queso de untar, también podría ser mayonesa. Para finalizar va decorada con unos tomates cherrys variados (de pera, amarillos y kumato), que son una delicia.


Ingredientes:

Para los bizcochos genoveses:

- 4 huevos.
- 130 gr. de pimientos del piquillo, bien escurridos.
- 130 gr. de harina.
- 1 cucharadita de levadura.
- Una pizca de sal.

Para el relleno:

- 100 gr. de salmón ahumado.
- 2 huevos duros.
- 50 gr. de rúcula.
- 100 gr. de tomates cherrys variados.
- 150 gr. de queso de untar, tipo philadelphia.


Instrucciones:

Para el bizcocho:

- Separaremos las yemas de las claras.
- Levantaremos las claras a punto de nieve, añadiremos una pizca de sal. Reservaremos.
- Trituraremos los pimientos hasta que sean como una crema, añadiremos las yemas, la harina y la levadura y seguiremos batiendo.
- Uniremos las claras con la mezcla de los pimientos, de manera suave y envolvente para que no se baje.
- Si tenemos 3 moldes iguales de 20 cm. de diámetro podremos hornearlos todos a la vez. Yo tengo dos iguales, así que primero horneé dos y después un tercero . También van muy bien para estos casos los moldes de papel de plata de usar y tirar. Con los moldes engrasados colocaremos 1/3 de la masa en cada uno (aproximadamente son 140 gr. de masa para cada base), hornearemos a 175 º durante 6-7 minutos, se hacen muy rápido.



Montaje de la tarta:

-  Sobre una base de genovés (ya frío), pondremos dos cucharadas de queso de untar, lo extenderemos bien por toda la superficie, con el dorso de la cuchara.
- Cortaremos el salmón a trocitos y el huevo lo picaremos fino, lo repartiremos todo por encima del queso y colocaremos la segunda base de genovés encima, presionaremos ligeramente con las palmas de las manos.
- Extenderemos otra capa de queso, esta vez pondremos por encima la rúcula.
- A continuación el tercer genovés, aplanaremos ligeramente con las manos y seguiremos con el queso.
- Por último adornaremos con  los tomates partidos por la mitad.
- Servir fresca de la nevera.


* Al día siguiente continúa muy buena, el bizcocho está un poquito más apretado, pero el relleno aguanta muy bien.
* En lugar del queso podemos utilizar mayonesa si nos gusta más.
* También podemos cambiar los ingredientes del relleno a nuestro gusto.

jueves, 23 de abril de 2015

Tarta fina de manzana




Estas tartitas individuales de manzana resultan absolutamente irresistibles, crujientes, muy finas y con un punto de dulzor. Se hacen en un pis-pas,  yo diría que lo que más trabajo da es pelar y cortar las manzanas. Si además las acompañamos de un bola de helado de vainilla ya tenemos un postre de celebración.


Ingredientes (para 4-5 tartitas individuales):

- Una lámina de hojaldre fresco.
- 120 gr. de almendra molida.
- 100 gr. de azúcar glas.
- 1 huevo.
- 90 gr. de mantequilla.
- 3 o 4 manzanas.
- Gelatina neutra (opcional) para dar brillo.


Instrucciones:

- Primero prepararemos la crema de almendras, en un bol pondremos la almendra molida, el azúcar glas y la mantequilla derretida, removeremos bien (podemos hacerlo con las varillas eléctricas) y por último añadiremos el huevo ligeramente batido. Reservaremos.

- Estiraremos el hojaldre y  lo cortaremos en círculos, con un cuchillo de punta afilada. Yo me he ayudado de un platito de café, lo he puesto encima y he rodeado la superficie con el cuchillo, de una lámina de hojaldre me han salido 5 círculos.

- Por último pelaremos las manzanas, les quitaremos el corazón y las haremos en gajos finos.

- En una placa de horno, cubierta por papel de hornear colocaremos los círculos de hojaldre, los pincharemos bien con un tenedor, para evitar que suban.

- Colocaremos una cucharada de crema de almendras por encima, la repartiremos bien por toda la superficie.

- Al final pondremos las manzanas fileteadas.

- Llevaremos al horno a 200º, durante 12-15 minutos, hasta que veamos que están doradas.

- Si queremos darles un poco de brillo, una vez frías, las pintaremos con gelatina.


* Se pueden tomar tibias o frías. Mejor en el mismo día que se han hecho, para que estén bien crujientes.
* Una bola de helado de vainilla es el acompañamiento ideal.
* Si nos sobra crema de almendras, podemos guardarla en la nevera, yo voy a utilizarla para rellenar unos muffins.

miércoles, 8 de abril de 2015

Cake mágico de roquefort y nueces




Llevamos una temporada en la que se han puesto de moda los pasteles "mágicos", la magia consiste en que colocando una sola masa al hornearse se separa formando tres capas diferenciadas, de modo que los ingredientes al cocerse se reparten según su peso, quedando bajo los ingredientes más pesados y arriba los más ligeros.
 Hasta ahora las recetas que había visto eran dulces, pero me llamó la atención esta receta salada. El resultado es un pastel de tres capas: la de bajo es una crema de queso roquefort muy agradable, en el centro quedan las nueces crujientes y por último la capa de arriba es muy esponjosa y ligera con el cebollino.


Ingredientes (para 7-8 porciones, un molde tipo cake de 10 x 24 cm) :

- 2 huevos.
- 60 gr. de mantequilla fundida.
- 75 gr. de harina.
- 250 ml. de leche.
- 40 gr. de nueces.
- 60 gr. de roquefort.
- Cebollino picado.
- Sal y pimienta.



Instrucciones:

- Montaremos las claras de los huevos a punto de nieve, con una pizca de sal. Reservaremos.
- En una sartén tostaremos ligeramente las nueces (sin añadir aceite). Las repartiremos por el fondo del molde (previamente engrasado o forrado con papel de hornear). Por encima colocaremos el queso troceado.
- Batiremos las yemas con la leche y la harina, lo podemos hacer con la batidora. Después añadiremos la mantequilla ( que debe estar derretida, pero no muy caliente). Salpimentaremos (ojo con la sal, porque el queso le aporta mucha). Pondremos el cebollino.
- Uniremos la mezcla de las yemas con las claras, suavemente, para que no se bajen, con movimientos envolventes. Verteremos sobre las nueces y el queso, alisaremos un poco con el dorso de una cuchara o la espátula y llevaremos al horno a 150º durante 30 minutos, hasta que veamos que está dorado.
- Lo dejaremos enfriar antes de tomarlo.


* Es un pastel que se puede hacer perfectamente de un día para otro, aguanta muy bien el paso de los días en el frigorífico.
* Podemos hacerlo con cualquier otro queso blando: camembert, azul, brie, etc. y también podemos cambiar los frutos secos por anacardos, avellanas, etc.
* Fuente: Marabout.