lunes, 20 de octubre de 2014

Almoixàvena chocolateada



 

La almoixàvena o monjavina es un dulce de origen árabe, típico de la zona de Xàtiva. Lo habitual es tomarlo los jueves de carnaval, aunque en los hornos y panaderías de Xàtiva se pueden encontrar todos los jueves del año. Hace unos días comiendo en Casa Presencia (ya os contaré el aceite tan maravilloso que hacen), nos sacaron de postre una  monjavina. Reme, la cocinera de la casa, nos comentaba que muchas veces la cubría con una pastilla de chocolate, así que al día siguiente me puse manos a la obra para preparar el postre del domingo de mi familia, triunfo absoluto.
La monjavina es una masa escaldada, tipo choux, estirada en un placa de horno y cubierta por abundante azúcar y canela. Es muy sencilla de hacer. si no la habéis probado nunca os la recomiendo, os sorprenderá.


Ingredientes:

- 200 gr. de agua.
- 120 gr. de aceite.
- 200 gr. de harina.
- Una pizca de sal.
- 4 huevos.
- Azúcar 5-6 cucharadas soperas de azúcar.
- Canela en polvo.
- 150 gr. de chocolate fondant.
- 30 gr. de mantequilla.


Instrucciones:

Tradicional:

- En un cazo pondremos el agua, el aceite y la pizca de sal, cuando comience a hervir añadiremos la harina, apartaremos del fuego. Con una cuchara removeremos sin parar hasta que la masa sea una bola, dejaremos reposar 2-3 minutos para que se enfríe un poco.
- Entonces iremos añadiendo los huevos, uno a uno, removiendo sin parar, hasta que no esté totalmente integrado uno no añadiremos el siguiente. Si tenemos batidora, tipo minipimer, podemos hacerlo con ella, nos costará mucho menos trabajo y será más rápido.
- En una placa de horno cubierta con papel de hornear extenderemos la masa, estiraremos con la cuchara, no importa que nos nos quede totalmente uniforme.
- Finalmente nos quedará espolvorear bien de azúcar y canela, a nuestro gusto, teniendo en cuenta que la masa no lleva nada de azúcar, así que no escatimaremos.
- Llevaremos al horno precalentado a 175º, durante 25-30 minutos. Veremos que se hincha y toma formas caprichosas, cuando la veamos dorada es el momento de sacarla.

Thermomix

- Pondremos en el vaso el agua, el aceite y la sal, temperatura 100º, 3 minutos vel 1.
- Cuando alcance los 100º verteremos la harina de golpe y programaremos 30 segundos vel. 6. Dejaremos reposar 2-3 minutos para que se enfríe un poco.
- Añadiremos los huevos uno a uno, vel 4, cuando veamos que está integrado añadiremos el siguiente.
- En una placa de horno cubierta con papel de hornear extenderemos la masa, estiraremos con la cuchara, no importa que nos nos quede totalmente uniforme.
- Finalmente nos quedará espolvorear bien de azúcar y canela, a nuestro gusto, teniendo en cuenta que la masa no lleva nada de azúcar, así que no escatimaremos.
- Llevaremos al horno precalentado a 175º, durante 25-30 minutos. Veremos que se hincha y toma formas caprichosas, cuando la veamos dorada es el momento de sacarla.

Para la cobertura de chocolate:

- En el microondas derretiremos el chocolate y la mantequilla, 500w durante 2-3 minutos. También podemos hacerlo al baño maría.
- Cuando esté derretido lo mezclamos bien y con una cuchara lo pondremos sobre la monjàvena.


* La monjavina es mejor tomarla en el día que se hace, se puede tomar tibia o fría.
* Se puede dejar más o menos cocida, según el gusto, a mi me gusta más bien tierna.
* El chocolate de la cobertura queda sólido, pero no duro, no gotea cuando se enfría, la mantequilla le aporta brillo y cremosidad.
* También podemos acompañarla de una bola de helado, si la vamos a servir de postre.
* Suele llevar trocitos de manteca de cerdo por encima, que se colocan antes de hornear, pero en mi casa no se ha puesto nunca.


miércoles, 8 de octubre de 2014

Bizcocho de maíz de Guitiriz (SG)






En Galicia es fácil encontrar recetas en las que se utiliza la harina de maíz (ojo no la maizena que es fécula de maíz), es una harina amarilla, algo más gruesa y basta que la de trigo. A mi me gustan mucho las harinas integrales y con grano que dejan una textura más gruesa, así que este bizcocho me ha gustado mucho. Es típico de Guitiriz y se suele hacer en un molde en forma de rosca. He seguido la receta de mi amiga Calohe, no he utilizado la manteca de vaca, pero podéis ver aquí sus indicaciones para ver cómo se consigue la manteca a partir de la mantequilla. El bizcocho es un cuatro cuartos, el peso de los huevos es el que nos marca la cantidad de mantequilla, harina de maíz y azúcar.


Ingredientes:

- 4 huevos.Hay que pesarlos sin cáscara, los míos pesaban 230 gr. , así que hay que utilizar la misma cantidad para el resto de ingredientes.
- 230 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
- 230 gr. de harina de maíz.
- 230 gr. de azúcar (yo puse 190 gr. porque no me gusta muy dulce y estaba perfecto).
- Dos cucharaditas de levadura tipo royal.
- Dos cucharadas soperas de licor de anís (opcional).
- La piel de un limón rallada.


Instrucciones:

- En un bol batir la mantequilla con el azúcar (con las varillas eléctricas), hasta que sea como una crema blanquecina.
- A continuación iremos añadiendo los huevos uno a uno y seguiremos batiendo. Hasta que no esté integrado uno no añadiremos el siguiente.
- Después agregaremos el limón rallado y el anís (opcional).
- Finalmente pondremos la harina con la levadura y removeremos hasta que sea una mezcla homogénea.
- Verteremos sobre un molde, previamente engrasado y preferiblemente en forma de rosca. llevaremos al horno a 175º durante 35-40 minutos. Hay que estar pendientes porque es fácil que se nos queme la parte de arriba, si vemos que se tuesta demasiado podemos taparlo con un papel de horno o plata.


- La harina de maíz la compré en Santiago de Compostela. Imagino que en una herboristería se podrán encontrar también.
- Si lo queremos sin gluten hay que asegurarse que todos los ingredientes lo sean.
- Se puede sustituir una parte de la harina de maíz por harina de maizena, así conseguiremos una textura algo más refinada.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Arroz con bacalao y cebolla en paella





En Valencia se podría comer arroz a diario, hay casas en las que se come día sí día también y es que el repertorio de recetas da para no cansarse: seco, caldoso, meloso, con carne, con verduras, con pescado...
Este arroz en paella con bacalao y cebolla es un clásico, también puede hacerse añadiéndole coliflor. Resulta un plato muy gustoso que se elabora con ingredientes sencillos.


Ingredientes (para 4 personas):

- 300 gr. de migas de bacalao desaladas.
- 1 cebolla grande, pelada y troceada.
- 400 gr. de arroz.
- 1,2 l. de caldo de pescado.
- 2 cucharaditas de pimentón ahumado.
- 120 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
Instrucciones:

- Tendremos el caldo de pescado preparado y el resto de ingredientes, porque es un plato que se elabora rápidamente.
- Pondremos el aceite en la paella, cuando esté caliente (pero sin humear), añadiremos la cebolla troceada, sofreiremos hasta que comience a tomar color (el fuego no tiene que estar demasiado fuerte, para que la cebolla vaya soltando su agua y no se dore rápidamente) (foto 1).
- Cuando la cebolla haya empezado a tomar color pondremos el bacalao (bien escurrido de su agua), esperaremos un par de minutos (foto 2).
- A continuación agregaremos el pimentón y el arroz, le daremos vueltas para que se impregne bien del aceite, esperaremos un par de minutos (fotos 3 y 4).
- Enseguida verteremos el caldo (que estará caliente). Los primeros 5 minutos tiene que hervir fuerte, luego ya bajaremos el fuego y se hará lentamente hasta que se evapore por completo el caldo. Probaremos de sal (yo no le pongo porque el bacalao ya le aporta bastante).
- Dejaremos reposar 4-5 minutos y ya lo tenemos listo.



* Si nos gusta podemos añadirle una ramitas de coliflor, que sofreiremos junto con la cebolla.
* Hay que tener cuidado con la sal, sobretodo si el bacalao no está muy desalado.
* La cocción del arroz, como siempre digo, dependerá mucho de la altitud, nosotros estamos sobre el nivel del mar, pero si la hiciésemos en Madrid, por ejemplo, necesitaríamos un poco más de caldo y algún minuto más de cocción. Además también hay que tener en cuenta el gusto de cada casa, en la mía nos gusta muy entero el arroz.


lunes, 22 de septiembre de 2014

Coca de tomate y pimiento (masa fina)




Las cocas de tomate y pimiento son muy típicas en la cocina mediterránea, lo habitual es hacerlas en la placa grande del horno e ir cortando porciones. Para la masa hay infinidad de recetas: con levadura de panadero, con cerveza, con gaseosa, etc. El relleno básico es el tomate y pimiento frito, después se le suele añadir atún y huevo duro.
En este caso he utilizado una masa muy sencilla de hacer, en la que se escalda la harina y que hace que quede muy crujiente.


Ingredientes (para 12 cocas individuales o dos redondas grandes):

Para el relleno:

- 1 kg. de tomates maduros.
- 1 pimiento rojo mediano.
- 2 pimientos verdes italianos.
- 4 cucharadas soperas de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
- Sal y una pizca de azúcar.

Para la masa:

- 180ml. de agua.
- 90ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
- Un sobre de gaseosas (uno blanco y uno azul).
- 400 gr. de harina.
- Una pizca de sal.


Instrucciones:

- Primero prepararemos el sofrito de tomate y pimiento. Pelaremos los tomates (podemos escaldarlos: les hacemos con un cuchillo una cruz en la piel y los dejamos 30 segundos en agua hirviendo, sacamos y ya podemos quitarles la piel con facilidad). Los picamos en trocitos pequeños y troceamos también los pimientos.
- En una sartén o cazuela amplia verteremos el aceite, el tomate y los pimientos, añadiremos sal y una pizca de azúcar y dejaremos sofreír hasta que haya evaporado el agua (unos 20 minutos). Hay que remover de vez en cuando y el fuego no debe estar muy fuerte. Reservamos.
- Después prepararemos la masa. En un bol pondremos la harina y la sal.
- En un cazo calentaremos el agua y el aceite, cuando comience a hervir lo apartaremos y le añadiremos el sobre azul y el blanco de gaseosa (hará burbujitas). Inmediatamente lo verteremos sobre la harina y removeremos bien con una espátula o una cuchara, hasta que sea una masa homogénea.
- Podemos hacer una coca grande o en porciones pequeñas, colocando la masa sobre papel de hornear en una placa de horno y con las manos ir dejándola plana, tiene que quedarnos bastante fina.
- Repartiremos el sofrito de tomate por encima, con una cuchara.
- Llevaremos al horno a 175º durante 20-25 minutos.


* Podemos ponerle por encima (antes de hornear) huevo duro picado o atún. En mi casa les gusta sin tropezones.
* Al día siguiente continúan estando buenas, aunque un poco menos crujientes.
* Si vemos que hace falta porque se nos pega, podemos añadirle un poco más de harina.