jueves, 23 de abril de 2015

Tarta fina de manzana




Estas tartitas individuales de manzana resultan absolutamente irresistibles, crujientes, muy finas y con un punto de dulzor. Se hacen en un pis-pas,  yo diría que lo que más trabajo da es pelar y cortar las manzanas. Si además las acompañamos de un bola de helado de vainilla ya tenemos un postre de celebración.


Ingredientes (para 4-5 tartitas individuales):

- Una lámina de hojaldre fresco.
- 120 gr. de almendra molida.
- 100 gr. de azúcar glas.
- 1 huevo.
- 90 gr. de mantequilla.
- 3 o 4 manzanas.
- Gelatina neutra (opcional) para dar brillo.


Instrucciones:

- Primero prepararemos la crema de almendras, en un bol pondremos la almendra molida, el azúcar glas y la mantequilla derretida, removeremos bien (podemos hacerlo con las varillas eléctricas) y por último añadiremos el huevo ligeramente batido. Reservaremos.

- Estiraremos el hojaldre y  lo cortaremos en círculos, con un cuchillo de punta afilada. Yo me he ayudado de un platito de café, lo he puesto encima y he rodeado la superficie con el cuchillo, de una lámina de hojaldre me han salido 5 círculos.

- Por último pelaremos las manzanas, les quitaremos el corazón y las haremos en gajos finos.

- En una placa de horno, cubierta por papel de hornear colocaremos los círculos de hojaldre, los pincharemos bien con un tenedor, para evitar que suban.

- Colocaremos una cucharada de crema de almendras por encima, la repartiremos bien por toda la superficie.

- Al final pondremos las manzanas fileteadas.

- Llevaremos al horno a 200º, durante 12-15 minutos, hasta que veamos que están doradas.

- Si queremos darles un poco de brillo, una vez frías, las pintaremos con gelatina.


* Se pueden tomar tibias o frías. Mejor en el mismo día que se han hecho, para que estén bien crujientes.
* Una bola de helado de vainilla es el acompañamiento ideal.
* Si nos sobra crema de almendras, podemos guardarla en la nevera, yo voy a utilizarla para rellenar unos muffins.

miércoles, 8 de abril de 2015

Cake mágico de roquefort y nueces




Llevamos una temporada en la que se han puesto de moda los pasteles "mágicos", la magia consiste en que colocando una sola masa al hornearse se separa formando tres capas diferenciadas, de modo que los ingredientes al cocerse se reparten según su peso, quedando bajo los ingredientes más pesados y arriba los más ligeros.
 Hasta ahora las recetas que había visto eran dulces, pero me llamó la atención esta receta salada. El resultado es un pastel de tres capas: la de bajo es una crema de queso roquefort muy agradable, en el centro quedan las nueces crujientes y por último la capa de arriba es muy esponjosa y ligera con el cebollino.


Ingredientes (para 7-8 porciones, un molde tipo cake de 10 x 24 cm) :

- 2 huevos.
- 60 gr. de mantequilla fundida.
- 75 gr. de harina.
- 250 ml. de leche.
- 40 gr. de nueces.
- 60 gr. de roquefort.
- Cebollino picado.
- Sal y pimienta.



Instrucciones:

- Montaremos las claras de los huevos a punto de nieve, con una pizca de sal. Reservaremos.
- En una sartén tostaremos ligeramente las nueces (sin añadir aceite). Las repartiremos por el fondo del molde (previamente engrasado o forrado con papel de hornear). Por encima colocaremos el queso troceado.
- Batiremos las yemas con la leche y la harina, lo podemos hacer con la batidora. Después añadiremos la mantequilla ( que debe estar derretida, pero no muy caliente). Salpimentaremos (ojo con la sal, porque el queso le aporta mucha). Pondremos el cebollino.
- Uniremos la mezcla de las yemas con las claras, suavemente, para que no se bajen, con movimientos envolventes. Verteremos sobre las nueces y el queso, alisaremos un poco con el dorso de una cuchara o la espátula y llevaremos al horno a 150º durante 30 minutos, hasta que veamos que está dorado.
- Lo dejaremos enfriar antes de tomarlo.


* Es un pastel que se puede hacer perfectamente de un día para otro, aguanta muy bien el paso de los días en el frigorífico.
* Podemos hacerlo con cualquier otro queso blando: camembert, azul, brie, etc. y también podemos cambiar los frutos secos por anacardos, avellanas, etc.
* Fuente: Marabout.

miércoles, 1 de abril de 2015

Galletas de Pascua multicolores



Las galletas de Pascua que he preparado de este año son multicolores, muy divertidas y que llaman mucho la atención de los niños.
La receta es sencilla: preparar la masa de galletas de mantequilla que más nos guste, añadir colores, cortar y hornear. Para decorar un lacasito.


Ingredientes (para 30 galletas):

- 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
- 125 gr. de azúcar glas.
- 500 gr. de harina.
- 10 cucharadas de leche.
- Extracto de vainilla, una pizca.
- Colorantes alimentarios (he utilizado los de wilton).


Instrucciones:

- En la amasadora (con el accesorio K), pondremos la mantequilla a trozos y batiremos unos segundos, a continuación añadiremos el azúcar y dejaremos 2 minutos a velocidad media.
- Después la leche y la vainilla y seguiremos batiendo 1-2 minutos más.
- Por último la harina, la verteremos en dos o tres veces, cuando se haya integrado pararemos la amasadora.  No hay que amasarla demasiado. Repartiremos en 3 o 4 trozos la masa y añadiremos el colorante, batiremos lo justo hasta que se haya repartido bien el color.
- Estiraremos la masa entre dos papeles de hornear y dejaremos enfriar en la nevera durante al menos 30 minutos.
- Una vez la masa bien fría cortaremos los conejitos y hornearemos a 175º durante 10 minutos.
- Dejaremos enfriar las galletas sobre una rejilla para que no se humedezcan del vapor que desprenden.
- Una vez frías pegaremos un lacasito a modo de cola, con un poco de glasa hecha con azúcar glas y unas gotas de agua.
- Para hacer las galletas multicolores solo tenemos que coger masa de diferentes colores, hacer una bola (sin mezclar demasiado), estirar con el rodillo y cortar con el cortapastas.


* La receta de las galletas es de Manenas (escuela de repostería), son unas galletas muy delicadas de sabor y no quedan duras. Además no llevan huevo, por si hay algún alérgico.
* Aguantan perfectamente una semana, bien guardadas del aire, en un bote de metal o cristal.

martes, 10 de marzo de 2015

Paella de secreto ibérico, alcachofas y ajos tiernos



Para los días de fiesta no hay nada como preparar una paella, que nos lo digan a los valencianos. Está claro que la paella valenciana clásica es la reina, pero en casa nos gusta ir probando otras variantes. En este caso hemos utilizado verduras de temporada: alcachofas y ajos tiernos y hemos aprovechado un secreto ibérico que teníamos comprado para asar y al final ha acabado en la paella. Esta carne es muy melosa porque lleva la grasa muy repartida, así  que no se ha resecado en el proceso de cocción, además resulta muy agradable al comer porque no tiene huesos. Recomendable.


Ingredientes (para 6 personas):

- 600 gr. de arroz (redondo o bomba).
- 350 gr. de secreto ibérico, cortado en trozos no muy grandes.
- 6 alcachofas cortadas en cuartos.
- 1 manojo de ajos tiernos.
- 2 tomates maduros pelados y picados.
- 150 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
- Una cucharadita generosa de pimentón ahumado.
- 1,8 litros de agua.
- Sal.
- Una pizca de colorante alimentario.


Instrucciones:

- Pondremos el aceite en la paella y cuando esté caliente sofreiremos a fuego medio la alcachofa, durante 3-4 minutos.


- A continuación añadiremos el secreto troceado no muy grande. Dejaremos dorar 4-5 minutos.


- Después el tomate y 2-3 minutos más.


- Los ajos tiernos, los dejaremos 3-4 minutos.


- Añadiremos el pimentón, removeremos rápido para que no se queme y sin esperar verteremos el agua, el colorante alimentario y lo salaremos.


- Dejaremos que hierva suavemente durante 8-10 minutos, probaremos de sal y añadiremos más si hace falta.


- Pondremos el arroz, procurando que quede bien repartido, ayudándonos de la paleta, dejaremos que se vaya consumiendo el caldo, al principio con el fuego más vivo (3-4 minutos) y después ya más suave.
- Una vez evaporado el caldo hay que sacar del fuego y dejarlo reposar 5 minutos. Si vemos que está muy entero se puede tapar con un papel empapado en agua mientras reposa, así se terminará de hacer.


* La sal la pongo cuando ya está el sofrito hecho para evitar que la carne pierda sus jugos y quede dura.
* Aquí estamos a nivel del mar y en 16 minutos más el reposo tenemos el arroz hecho (nos gusta muy entero), pero si estamos en una altitud mayor habrá que añadir algún minuto más de cocción y también un poco más de caldo.
* La proporción de agua para la paella suele ser de tres veces la cantidad de arroz.