martes, 11 de abril de 2017

Pepitos de Pascua




Los pepitos son unos panecillos rellenos de tomate y pimiento frito y según los gustos de cada uno se les pone también: atún, huevo duro, aceitunas, etc. Después se rebozan en huevo y se fríen. Son un imprescindible de las meriendas de los días de Pascua, junto con las monas, panquemaos y la longaniza de pascua, forman el perfecto kit de la merendola pascuera en la zona de la Costera, aunque  también son muy típicos en otras comarcas cercanas.


Ingredientes (para 8 pepitos):

- 8 panecillos de leche.( Mejor si los tenemos un par de días para que estén más duritos y podamos vaciarlos más fácilmente).
- 1,5 kg de tomates para freír o un bote de tomate troceado de 800gr.
- 1 pimiento rojo o verde pequeño.
- 1 bote de aceitunas rellenas, cortadas en trocitos.
- 2 latas de atún en aceite de oliva o en escabeche (según nos guste más).
- 4 cucharadas soperas de AOVE, aceite de oliva virgen extra, más el necesario para freír los pepitos.
- Sal
- Una pizca de azúcar.
- 4 huevos (2 para el relleno y 2 para rebozar).


Instrucciones:

- Primero prepararemos el relleno. Trocearemos el tomate y el pimiento y los sofreiremos en una cazuela junto con 4 cucharadas de aceite de oliva, a fuego no muy fuerte durante 15-20 minutos. Añadiremos una pizca de sal y azúcar. Una vez hecho le pondremos dos huevos batidos y removeremos sin parar para que cuajen de forma uniforme (esto se hace para que tenga más consistencia el relleno y no sea demasiado líquido).
- Una vez frío el sofrito de tomate le añadiremos el atún desmenuzado y las aceitunas.
- Para vaciar los panecillos cortaremos una pequeña rodaja del extremo de cada panecillo y con ayuda de un cuchillo o una cucharilla iremos sacando la miga, con cuidado para no agujerear el pan.
- Con una cucharilla iremos rellenando cada panecillo, procurando que queden bien rellenos, taparemos el extremo con la pequeña rodaja que hemos cortado para vaciarlos y para que no se caiga podemos unirlo con uno o dos palillos.
- Pasaremos los pepitos por huevo batido y los freiremos en aceite hasta que estén bien dorados. (Una vez fríos podemos sacarles el palillo).




- Se suelen tomar a temperatura ambiente.
- Se conservan bien durante un par de días en el frigorífico.
- El relleno suele hacerse al gusto de cada casa: con huevo duro picado, sin pimiento, etc.
- Los panecillos idóneos son los de leche por su textura y por su tamaño no demasiado grande.