miércoles, 30 de marzo de 2016

Magdalenas de calabaza y coco




Reconozco que soy más de muffins que de magdalenas, aunque el resultado pueda parecer el mismo no son la misma cosa. La diferencia está en el modo de elaborarlos, las magdalenas se hacen batiendo el azúcar con los huevos y añadiendo después el resto de ingredientes. Los muffins no necesitan apenas batido, hay que mezclar los ingredientes secos por un lado y por otro los húmedos, para terminar uniéndolos, sin batirlos excesivamente, de lo contrario corremos el peligro de que salgan endurecidos.
Tradicionalmente lo que se ha consumido siempre aquí son las magdalenas, lo de los muffins es algo muy reciente y que se ha importado de fuera.
En los inicios del blog, hace ya 7 años, una de mis recetas más recurrente eran los muffins y magdalenas, es que admiten tantos ingredientes y variedades como queramos y la verdad son muy agradecidos, no dan mucho trabajo y el resultado es muy bueno. Desde hace más de un año no publico ninguna, así que como estoy en época de gustarme mucho el coco, he preparado unas magdalenas con calabaza y coco. Esponjosas y con el crunch que les da el coco.



Ingredientes (para 12 magdalenas):
 
-  2 huevos.
- 150 gr. de calabaza hervida, asada o cocida en el microondas.
- 70 gr. de coco rallado.
- 170 gr. de harina.
- 100 gr. de azúcar.
- 100 gr. de leche.
- 40 gr. de aceite de oliva suave.
- 2 papeles de gaseosas (2 de cada color).
 

 
Instrucciones:
 
- Primero batiremos, con las varillas, los huevos junto con el azúcar. Hasta que sea un mezcla cremosa y blanquecina.
- Después añadiremos el aceite y la leche, removeremos suavemente.
- A continuación la calabaza triturada y el coco.
-  Por último la harina tamizada junto con las gaseosas. Removeremos bien hasta que no haya grumos y dejaremos reposar 2 horas en la nevera.
- Calentaremos el horno a 200º.
- Colocaremos las cápsulas de papel sobre un molde metálico con los huecos para las magdalenas, así evitaremos que las cápsulas se abran y además subirán más.
- Verteremos la masa sobre cada molde, casi hasta arriba (dejaremos 1 cm.). Espolvorearemos un poco de azúcar sobre cada magdalena.
- Hornearemos a 200º durante 12-15 minutos, si vemos que se doran demasiado podemos bajar un poco la temperatura.
- Una vez fuera del horno las sacaremos del molde metálico y dejaremos enfriar sobre una rejilla.
 

* Como la calabaza les aporta humedad, aguantan muy bien el paso de los días.
* La calabaza me gusta hacerla en el microondas, en 10-12 minutos las tenemos asada.
* Si no tenemos papelitos de gaseosa lo podemos sustituir por un sobrecito de levadura tipo royal (16 gr.).

martes, 22 de marzo de 2016

Bizcoflan




Esta es una de esas recetas "vintage" que ya tiene su tiempo, pero que no pasa de moda. Dos clásicos unidos: el flan y el bizcocho, horneados a la vez. La verdad es que cada vez me apetece más ir haciendo recetas que ya he probado y me han dado buen resultado. Además este bizco-flan no lo tenía publicado, así que es un buen momento para recordarlo o verlo por primera vez.

 
 
Ingredientes (para 8-10 raciones):
 
Para el caramelo:
 
- 5 cucharadas soperas de azúcar.
- 1 cucharada sopera de zumo de limón.
 
Para el flan:
- 4 huevos.
- 500 ml. de leche.
- 100 gr. de azúcar. 
 
Para el bizcocho:
 
- 3 huevos.
- 80 gr. de azúcar.
- 90 gr. de harina.
 
Para el almíbar:
 
- 100 ml. de agua.
- 2 cucharadas soperas de agua de azahar.
- La piel de un limón rallada.
- 60 gr. de azúcar.
 


Instrucciones:

- En primer lugar haremos el caramelo. En una sartén o cazuela colocaremos el azúcar y el zumo de limón al fuego, dejaremos que tome color, con cuidado no se queme porque nos amargaría. Así que cuando tenga un color dorado lo verteremos sobre un molde tipo plum-cake de 25x12 cm.
- Pondremos una bandeja con dos dedos de agua a calentar en el horno, a 180º.
- Para preparar el flan batiremos los huevos, el azúcar y la leche. Lo verteremos sobre el caramelo.
- Seguiremos preparando el bizcocho: batiremos los huevos junto con el azúcar, (si lo hacemos con las varillas durante 5 minutos, si lo hacemos con la thermomix durante 4 minutos a vel. 3,5). Tiene que quedar una mezcla esponjosa y con volumen. A continuación añadiremos la harina, ayudándonos de una espátula. Lo haremos con movimientos envolventes, sin batir demasiado.
- Por último verteremos la mezcla del bizcocho sobre la del flan, con cuidado, poco a poco. No se mezclarán.
- Llevaremos al horno, sobre la bandeja con agua, durante 30-35 minutos. Para saber si está hecho podemos pincharlo con una brocheta, si sale seca ya podemos sacarlo del horno.
- Mientras está el flan en el horno prepararemos el almíbar, en un cazo pondremos el agua, el azúcar, la piel de limón y el agua de azahar. Llevaremos a ebullición, durante 2 minutos y apagaremos el fuego.
- Cuando saquemos el bizco-flan del horno lo pincharemos con la brocheta y verteremos por encima el almíbar.
- Una vez frío lo dejaremos en la nevera reposar hasta el día siguiente.


* Está siempre mejor de un día para otro. Reposado.
* El almíbar es opcional, pero yo prefiero ponerlo para que el bizcocho quede más meloso.
* El momento más delicado es cuando vertemos la masa del bizcocho encima de la del flan. No he tenido problemas nunca y no se me ha mezclado. Pero de todos modos hay que ir con precaución y no verterla bruscamente.

martes, 15 de marzo de 2016

Tartaleta de peras y roquefort



Esta tartaleta queda más que buena, ya la he preparado en varias ocasiones y no falla. La receta la saqué de un recortable de una revista francesa y era tipo empanada, la primera vez la hice así, pero en las siguientes ocasiones la he reconvertido en tartaleta para que resulte más ligera. La masa queda crujiente-crujiente, casi hojaldre y la mezcla de cebolla-queso-pera funciona muy bien. El queso podemos utilizar el que más nos guste, preferiblemente que sea sentido (un roquefort o azul, de cabra, etc).


Ingredientes:

Para la masa:
- 200 gr. de harina.
- 100 gr. de mantequilla fría.
- 90 ml. de leche.
- Una pizca de sal.

Para el relleno:
- 3 peras (he utilizado flor de invierno). Peladas, descorazonadas y cortadas por la mitad, en gajos.
- 100 gr. de queso roquefort ( u otro que nos guste).
- 30 gr. de pasas (maceradas en un poco de agua para que se hidraten y no se quemen).
- 2 cebollas.
- 3 cucharadas soperas de AOVE ( aceite de oliva virgen extra).
- Sal.


Instrucciones:

- Primero rehogaremos las cebollas. Peladas y cortadas finamente, las pondremos en una sartén con el AOVE y una pizca de sal, dejaremos a fuego suave, hasta que estén blanditas, pero sin que cojan color. Reservaremos.
- A continuación pondremos en un bol todos los ingredientes de la masa y los uniremos, sin amasarlo, justo hasta que se unifique todo. Si lo hacemos con un robot, en 5-6 segundos lo tendremos unido. En un molde de tartaleta (puede ser redondo o rectangular), colocaremos la masa, la aplanaremos con las manos, de manera que quede lo más uniforme posible, cubriendo toda la superficie y haciendo un pequeño borde.
- Repartiremos bien la cebolla por encima, también las pasas y el queso desmenuzado o a trocitos.
- Por último colocaremos las peras, en mitades y cortadas en gajos.
- Hornearemos a 175º durante 25-30 minutos, calor  en la parte de bajo, para evitar que se tueste demasiado por encima. Aunque si lo hace podemos taparla con un papel de plata.


* Podemos tomarla tibia o fría.
* Al día siguiente la masa continua crujiente.
* Ahora las peras están en temporada, pero si la hacemos en verano, podemos comprar un bote de peras en almíbar, yo lo he hecho alguna vez y queda igualmente bien.
* No es una quiche, por ello la masa no necesita ser horneada en blanco. El relleno, al no llevar líquidos, no la reblandece y queda bien crujiente.

jueves, 3 de marzo de 2016

Tarta chocolate-merengue (SG)




Esta es una tarta de esas tartas "especiales" que merece la pena probar. No lleva ni pizca de harina, la base es de huevos y chocolate. Para coronarla un merengue con avellanas y pepitas de chocolate. El corte es muy ligero y esponjoso, difícil resistirse. Aconsejo tomarla tibia.


Ingredientes:

- 6 huevos XL ( separadas las claras de las yemas).
- 3 claras de huevo.
- 340 gr. de chocolate 55%. (Lo fundiremos al baño maría o en el microondas a 500w durante 3 minutos).
- Una cucharada sopera de ron.
- 100 gr. de pepitas de chocolate.
- Una cucharadita de extracto de vainilla.
- 50 gr. de avellanas tostadas y troceadas.
- 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
- 135 gr. de azúcar moreno.
- Una pizca de sal.
- Una cucharada sopera de harina de maíz (maicena).
- 200 gr. de azúcar blanquilla.
- 1/4 cucharadita de crémor tártaro.


Instrucciones:

- Con las varillas eléctricas batiremos la mantequilla y el azúcar moreno hasta que sea como una crema. Después iremos añadiendo las yemas de huevo, de una en una. A continuación el chocolate fundido y el ron, batiremos hasta que esté todo unido.
- En un recipiente limpio levantaremos 6 claras apunto de nieve. Añadiremos una tercera parte de las claras a la mezcla de chocolate, lo haremos con movimientos envolventes, después añadiremos el resto. No hay que batirlo para evitar que bajen las claras.
- Verteremos la mezcla sobre un molde desmoldable de tarta de 24 cm., previamente engrasado. Llevaremos al horno a 180º durante 25 minutos.
- Mientras levantaremos a punto de nieve las otras 4 claras con el crémor tártaro. Una vez comiencen a levar añadiremos a poquitos el azúcar blanquilla y seguiremos batiendo hasta que estén bien levantadas (se formarán picos firmes).
- En un bol pondremos el chocolate picado, las avellanas picadas y la maicena, removeremos y lo verteremos sobre las claras montadas, con la espátula lo repartiremos (con cuidado no se bajen las claras).
- Sacar la tarta del horno y repartir por encima el merengue. Hornear  a 180 º hasta que esté ligeramente dorado (unos 25-30 minutos).


* Es una tarta que se puede tomar tibia o fría. Si ya la tenemos preparada con antelación la podemos calentar unos minutos a 120º en el horno.
* El azúcar blanquilla es el azúcar blanco habitual.
* Si no tenéis crémor tártaro sustituirlo por una pizca de sal.


* Fuente: "Pasteles" de Martha Stewart.
- En la receta del libro utiliza 4 claras de huevo. Lo he probado con 4 (demasiado merengue en comparación con la capa de abajo)) y también con 3 y prefiero cómo queda con 3 claras.